¿Cuáles son las diferencias entre el CBD y el THC?

Artigo actualizado em febrero, 2024

En el mundo del bienestar y la medicina alternativa, dos siglas han atraído mucha atención: CBD y THC. Estos compuestos, derivados de la planta de cannabis, han generado una oleada de curiosidad, conversación y controversia. El CBD(cannabidiol) y el THC (tetrahidrocannabinol) son dos de los cannabinoides más destacados que se encuentran en el cannabis, cada uno de los cuales ofrece un conjunto único de propiedades y efectos. En este artículo, profundizaremos en las diferencias entre el CBD y el THC e identificaremos sus distintos atributos.

La composición molecular del CBD y el THC

En su núcleo, el CBD y el THC comparten una estructura molecular similar, con 21 átomos de carbono, 30 átomos de hidrógeno y 2 átomos de oxígeno. Sin embargo, es la disposición de estos átomos lo que explica los diferentes efectos que estos compuestos tienen en el cuerpo humano.

Estructura molecular del CBD y el THC - diferencias entre el CBD y el THC
Estructura molecular del THC y el CBD

Propiedades psicoactivas

Una de las diferencias más significativas entre el CBD y el THC radica en sus propiedades psicoactivas. El THC es famoso por sus efectos psicoactivos, que provocan la sensación de “colocón” que suele asociarse al consumo de cannabis. Esto se debe a que el THC se une a los receptores CB1 del cerebro, provocando la liberación de dopamina y alterando la percepción, el estado de ánimo y la cognición. Por otro lado, el CBD no es psicoactivo, lo que significa que no induce una sensación de euforia. En cambio, interactúa indirectamente con los receptores CB1 e influye en varios otros receptores, lo que contribuye a sus posibles efectos terapéuticos.

Aplicaciones médicas

Tanto el CBD como el THC han demostrado ser prometedores en el campo de la medicina, aunque por razones diferentes. El potencial terapéutico del CBD reside en sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y ansiolíticas. Se ha estudiado su potencial para aliviar trastornos como la ansiedad, el dolor, la epilepsia e incluso el acné. Por otra parte, el THC ha sido reconocido predominantemente por sus efectos en el alivio del dolor, la estimulación del apetito y la lucha contra las náuseas. Suele utilizarse en entornos médicos para ayudar a los pacientes a controlar el dolor crónico y los síntomas relacionados con la quimioterapia.

Consideraciones jurídicas

El panorama jurídico en torno al CBD y el THC varía significativamente. Debido a su naturaleza psicoactiva, el THC sigue siendo una sustancia controlada en muchas partes del mundo. Sin embargo, algunas regiones han empezado a despenalizar o legalizar su uso con fines médicos o incluso recreativos. El CBD, con su naturaleza no tóxica, ha encontrado una legalidad más amplia. En varios países europeos, así como en Portugal, es legal vender, comprar y consumir CBD siempre que proceda de semillas de cáñamo con un contenido de THC inferior al 0,2%. Hoy en día, con la expansión del mercado del CBD, ya existen varias tiendas físicas y online donde comprar CBD en Portugal. Naturalmente, le recomendamos que visite nuestras tiendas(en Oporto y en línea aquí 🙂 ).

Efectos secundarios

Existen muchas diferencias entre el CBD y el THC, incluidos los efectos secundarios causados por cada sustancia. Los efectos psicoactivos del THC pueden provocar alteraciones de la función cognitiva, problemas de memoria e incluso ansiedad en algunas personas, sobre todo cuando se consume en dosis elevadas. El CBD, por su parte, se considera relativamente seguro, con pocos efectos secundarios declarados. Sin embargo, algunos usuarios han experimentado síntomas leves como somnolencia, sequedad de boca o cambios en el apetito.

Interacción con el sistema endocannabinoide (SCE)

El cuerpo humano tiene un sistema endocannabinoide (SCE ) que desempeña un papel vital en el mantenimiento de la homeostasis. Las diferencias entre el CBD y el THC también son evidentes en la forma en que estos compuestos interactúan con el ECS. El CBD influye en el SCE potenciando indirectamente la actividad de los receptores cannabinoides, modulando la liberación de neurotransmisores y fomentando la producción de endocannabinoides. El THC, por su parte, se une directamente a los receptores CB1, que abundan en el cerebro y el sistema nervioso central.

Espectro completo frente a aislado

El CBD y el THC suelen consumirse en diversas formas, como productos de espectro completo o por separado. Los productos de espectro completo contienen una variedad de cannabinoides, incluidas cantidades mínimas de THC, que pueden actuar de forma sinérgica para producir lo que se conoce como “efecto séquito”. Los aislados, en cambio, sólo contienen el compuesto cannabinoide puro, desprovisto de otros compuestos que se encuentran en la planta. Esta distinción puede afectar a la experiencia global y a los beneficios potenciales.

Conclusión

En el panorama general del cannabis, el CBD y el THC son dos hilos que tejen un patrón complejo e intrincado. Aunque comparten orígenes comunes, las diferencias entre el CBD y el THC son claras y sus efectos divergentes, consideraciones legales y aplicaciones médicas los definen como distintos. El camino hacia la comprensión de estos compuestos pasa por un examen minucioso de su composición molecular, sus efectos en el organismo y sus posibles beneficios y riesgos.

Sea cual sea tu objetivo, ya sea relajarte sin intoxicarte o aliviar el dolor crónico, el CBD y el THC ofrecen diferentes vías que explorar. A medida que la investigación sobre el cannabis sigue ampliándose, también lo hace nuestra comprensión de estos compuestos y de su potencial para mejorar nuestro bienestar.

Nuestros productos más vendidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *